Un paso más en asesoría Sevilla

 

Con el siglo XXI llegó una nueva era para la humanidad, la era tecnológica donde todo trabajo y control se realiza a través de máquinas especializadas u ordenadores, incluso en la recogida de la aceituna la cual siempre ha sido manual, ahora cuenta con maquinaria como el secadero de orujo y las vibradoras que hacen un trabajo más mecanizado y sencillo para el trabajador, con la desventaja de que necesita menos mano de obra, uno de los motivos quizás colaborador de la persistencia de esta crisis mundial. Muchos otros sectores también han intentado evolucionar: en Ibiza la mayoría de la enseñanza se realiza mediante vídeos u ordenadores o en Andalucía, donde asesoría Sevilla también se ha visto obligada a crear la asesoría online.

Asesoría Sevilla online nace tras la obligatoriedad de presentación telemática de los correspondientes documentos a Hacienda y Seguridad Social. La diferencia con asesoría Sevilla tradicional es que el cliente no va a poder estar presente durante el asesoramiento, realizándose mediante llamadas telefónicas o emails, con la ventaja por parte del cliente de no tener que desplazarse a entregar los documentos necesarios, evitando así, gastos innecesarios como coste del local en lugar visible al público con respecto a la oficina, desplazamientos, material, consumibles, e incluso archivos.

asesoria sevilla

Debido a la situación financiera, más de dos tercios de los clientes de las asesorías cierran, o prescinden de los servicios de ésta, por lo que el tercio que aún consigue pagar busca reducir gastos, de modo que asesoría Sevilla, ofreció los mismos servicios administrativos, a un precio mucho inferior llegando incluso a ser llamada como sinónimo de asesoría low-cost.

Por motivo de estos precios tan bajos, se le añade una fama de baja calidad, permitiendo de esta forma a las asesorías tradicionales mantener sus clientes. Esta fama no es factible, ya que todos sabemos que la calidad depende del profesional que lleve a cabo el servicio.

Asesoria Sevilla online permite reducir un 45% el coste por cliente reduciendo el número de horas y el coste total. El problema recae en la dificultad para realizar la contabilidad, persistiendo la práctica tradicional de imprimir el documento y hacerlo a mano.