Lavandería y cocina, trabajos en conventos

Podemos decir que la vida cultural nació en los conventos y monasterios de la época, además de ello, muchas labores profesionales de hoy en día comenzaron también ahí como es el caso de lavandería y cocina, en la que monjas realizaban dichos trabajos para su subsistencia y que a día de hoy algunas se siguen desarrollando con un aumento de valor y por el contrario, otras han pasado al olvido; entre este tipo de actividades laborales pero a la vez cotidianas que se realizaban y realizan en conventos se encuentra la lavandería y la cocina artesanal, con especial atención a la famosa repostería de monjas.

lavanderia en conventos

La situación de las monjas, sobretodo en el caso de las de clausura es una situación en la que existe una independiencia en cuanto a forma de vida, pero al fin y al cabo dependiente de ciertos bienes, pocos, pero algunos, tales como alimentos, tela para ropa o productos para las viviendas, por ello, actividades que realizan a la perfección, como lavandería y cocina, fueron vendiéndolas o intercambiándolas por sus necesidades.

Esta idea de la venta de servicios y productos por parte de las comunidades religiosas, poco a poco fue profesionalizándose, existiendo a día de hoy lavandería industrial cubriendo servicios a ancianos en particular, o cocinas de comedores sociales, cubriendo tanto parte lucrativa como labor social, ambos presente en los trabajos realizados por monjas.

Tal es el reconocimiento de la labor de estos grupos, que incluso existen programas en televisión en la que se desarrollan recetas y las mejores artes desde la edad media, recetas que endulzan nuestros paladares y cubren obras sociales.

Hay que destacar que existen actividades dentro de dichos conventos o monasterios, que realizan para su propio bien, como es el caso de la jardinería por ocio o por subsistencia, hablamos de huertos, lectura tanto espiritual como de ocio y claro está sus oraciones.