Lavandería para actividades extraescolares

Una idea está clara sobre los padres jóvenes de hoy en día, sus hijos deben controlar cuantas más disciplinas posibles, idiomas, informática, deportes, música o lectura, y para ello, dicho a groso modo, los sobrecargan con actividades extraescolares desde que son muy pequeños, no solo para el entretenimiento del pequeño, sino para abrir las opciones de su futuro, para su intelecto e incluso con la red social que lo rodea. Esto da lugar a que ayuntamientos y demás administraciones públicas y colegios tanto públicos como privados apuesten por un incremento en su programa formativo e instalaciones como es el caso de lavandería, bibliotecas, etc.

lavandería Sevilla extraescolares

Obviamente, como todos los proyectos de cualquier ámbito, es el presupuesto el que marca las necesidades que van a ser cubiertas, aquí docencia y construcción deben ir de la mano, ya que de nada sirve construir una lavandería industrial para equipaciones deportivas si la actividad extraescolar de este año va a ser el ajedrez y juegos de mesa por ejemplo, de ahí que al cambiar el programa formativo de los centros educativos año a año, en la mayoría de los casos, las direcciones y gerencias de los centros lleguen a ciertos acuerdos para cubrir ciertas necesidad a través del outsourcing, siendo el ejemplo más claro el de lavandería industrial y la ampliación de docentes.

Como podemos observar en cada centro, cada curso, se crea una guerra de decisiones entre si los recursos van destinados a mejorar las instalaciones, en un programa de la más amplia oferta y calidad, en outsourcing o si ciertos recursos van destinados a mejorar la educación obligatoria, y no solo queda aquí la cuestión, sino que todo ello dependerá del éxito de la demanda posterior, demanda que planifican los padres por modas, por horario o simplemente por gusto o intuición de habilidades propias.

Bien sea a través del propio centro escolar, con outsourcing como lavandería, o el ámbito extraescolar que sea, debemos entender que está bien que nuestros pequeños adquieran diferentes disciplinas, pero también es cierto que no debemos sobrecargarlo y saturarlos, buscando siempre la diversión para no causar fatiga.