Consultoría laboral y malos despidos

Cuando una empresa ejecuta un despido tiene que tener el máximo de los cuidados para que ningún error por mínimo que sea pueda declarar este como nulo, improcedente o lleve a la entidad a desembolsar una cantidad elevada de dinero en concepto de indemnizaciones, consultoría laboral Sevilla nos desgrana un poco mejor como debemos hacerlo para no incurrir en errores de despidos.despidos

Hay varios tipos de despidos en los cuales parece claro que la empresa puede prescindir de los servicios que venía prestando el trabajador pero se pueden volver en su contra, analizamos algunos casos.

El primer caso es el de un trabajador que manipuló una base de datos de una farmacéutica, de tal manera que al abrirse en una año se borrarían todo lo contenido almacenados en ella, el despido se concedió como procedente pero tuvieron que indemnizar al trabajador con 175000€ por haber acusado en a la empresa con anterioridad de falta de ocupación efectiva.

Otro de los casos que nos atañen fue el de una empleada pública que se ausentaba de su puesto de trabajo para celebrar bodas como concejal de su partido, el ayuntamiento la despidió alegando que se había ausentado de su puesto más del 20% de sus jornadas hábiles. El Tribunal Superior de Justicia decretó nulo el despido puesto que no se puede computar el tiempo ausente del puesto de trabajo en minutos, además se apoyo en que la trabajadora se ausentaba para cumplir con un deber público.

El tercero de los casos que os presentamos hoy es el de un cartero de Castilla la Mancha el cual retenía cartas que contenía tarjetas bancarias de los clientes, el trabajador se salvó del despido cuando el TSJ decidió que al ser ludopata no estaba en su pleno juicio cuando cometía estos actos, por lo cual la empresa no tenias plenos derechos para despedir a ese trabajador.

Es por ello consultoría laboral Sevilla aconseja siempre tener el máximo cuidado cuando se trata de arreglar un despido a las dos partes del conflicto, tanto el trabajador para que la empresa no abuse de su poder, como la misma empresa para no cometer errores como comentábamos en párrafos anteriores.