Administrador concursal Sevilla y mitos

Para empezar a desgranar el post de hoy queremos explicar para empezar que es un administrador concursal, para después desmontar algunos falsos mitos que se han establecido en torno a este oficio y por que se han cometido estos errores.

administrador concursal

Bien, un administrador concursal es aquel que se encarga de mediar entre la empresa concursada y los acreedores, asegurando que esta ha cumplido con todas las estipulaciones impuestas por ley. Una vez aclarado esto pasaremos a desmentir cuatro mitos falsamente atribuidos a los administradores concursales.

El administrados concursal no es un liquidador de empresas, cuando una empresa se liquida es por culpa tanto de la empresa en sí como de los acreedores que no han sido capaces de llegar a un acuerdo para que la empresa siga a flote y reactivar sus masas patrimoniales y puestos de trabajo.

Cuando se habla de que el administrador concursal tiene unos honorarios muy altos también es un mito, pues casi en el 40% de los casos en los que actúa son casos sin masas patrimoniales, además su retribución es menor que la de otros profesionales que intervienen en el litigio, como abogados o procuradores.

Otra de las erratas que se cometen al hablar de los administradores concursales es decir que ellos quieren alargar los concursos de acreedores. Cuando un concurso se alarga el máximo perjudicado es el administrador, puesto que no se puede encargar de otros concursos, además se tendrá que hacer cargo de la estructura del alargamiento del concurso y no tendrá posibilidad alguna de cobrar más de lo provisto en el propio arancel. Hay que tener claro que los honorarios de un administrador en la fase común del proceso son los mismos siempre sin tener en cuenta su duración.

La elección del administrador hasta la fecha la realiza el juez del concurso ateniéndose a los criterios de profesionalidad entre el perfil designado y las características del concurso. El administrador no suele llamar al juez para entrar a formar parte del proceso, si no que es el juez el que llama al administrador para ver sus características y así asignarlo al concurso.