Adif necesita asesor fiscal Sevilla

Desde el año 1992 el AVE, como se denominó el tren de Alta Velocidad Español, está funcionando con premura en su primer trayecto, que viaja desde Sevilla hacia Madrid y en dirección opuesta. Desde esa fecha, incluso desde que se comenzó a hablar y especular con las capacidades de dicha máquina de transporte, se convirtió en el buque insignia de las comunicaciones en el país.

Llegó en una época convulsa, una crisis en el país y en Europa, pero con los datos halagüeños y esperanzadores que la Expo de Sevilla y las Olimpiadas de Barcelona aportaban al momento del país.

Más allá de las capacidades de comunicación que aportaba y sigue aportando el AVE, su gestión, por parte de Adif y con la figura de asesor fiscal Sevilla en trabajos conjuntos con compañeros de Madrid, hacían del tren un elemento clave para la economía española, aportando mayor valor tanto al turismo externo como interno; incluso en los últimos tiempos, podemos ir más allá, tanto la ingeniería como la gestión eran ejemplo para el resto de países, los cuales contrataban los servicios españoles para realizar copias de la maquinaria y su propia gestión, siendo ejemplos de ello el país vecino, Francia y varios países del golfo pérsico.

El propio gobierno español explotó en sus fueros dicho modelo de comunicación ampliando al trayecto Sevilla-Madrid, con las ciudades de Valencia y Barcelona; todo parecía pintar de rosas, pues bien, una vez más la corrupción, que parece ser el mayor legado de este país en la actualidad, mucho más que la crisis financiera, que sin duda alguna se agrava por la corrupción, vuelve a saltar a la palestra manchando lo que hasta ahora era el buque insignia de la ingeniería española.

La guardia civil investiga en estos momentos las oficinas de Adif en Madrid y Barcelona, por presunta malversación de fondos en la construcción del trayecto Madrid-Barcelona. Parece ser que a dichos niveles estamentales, la figura del asesor fiscal desaparece, el asesor fiscal es una figura ausente, lo llamamos ausente, por que aunque esté obviamente no ejecuta bien sus funciones, y una vez más, España queda en evidencia en Europa y el mundo.

Es por ello que desde aquí, instamos a que en este caso Adif Barcelona, copie el modelo de gestión que tantos años lleva funcionando en Sevilla, llamamos a la honradez y a la vista está que necesitan de la profesionalidad de asesor fiscal Sevilla.

asesor fiscal sevilla